MediaMarkt, soy tonto.

Como en otras ocasiones me dirijo a Media Markt Tarragona a comprar un ordenador portátil. Lo compro, como es normal lo empiezo a usar. Todo correcto; pero noto que el ordenador hace demasiado ruido para ser nuevo. Así que antes de que se acabe el plazo de 15 días para devolverlo, me voy a la tienda, al salir del trabajo. 
En la entrada donde tienen un letrero de atención al cliente mantengo la siguiente conversación con una de las encargadas.
– No se si es normal que un portátil nuevo haga tanto ruido. Me lo puede mirar un técnico.
– En este momento no hay ningún técnico, me contesta la encargada que me atiende. Lo puede dejar,  cuando llegue el técnico lo mira y le decimos alguna cosa. Esta misma tarde lo llamamos para decirle algo.
No me llaman ni por la tarde, ni al día siguiente. Llamo a la tienda, mantengo el siguiente dialogo.
– El ordenador esta defectuoso, tiene un problema. Me dice el técnico. 
Le recuerdo que todavía no habían pasado 15 días des de que lo compre. 
– Ahora mismo lo llamamos, contesta.
Al cabo de no mucho tiempo me llama una mujer, me dice: 
– Si quiere puede pedir la devolución o el cambio.
Al día siguiente voy de nuevo a la tienda al salir del trabajo. Me atiende una chica que me dice que ella no sabe nada, que la persona que recogió el ordenador no está en estos momentos. Le explico que me llamaron del servicio técnico, que me dijeron que podía hacer la devolución. Parece que no me escucha, insiste que tengo que hablar con la encargada que recogió el ordenador.
Acudo al día siguiente. Me encuentro con la persona que recogió el ordenador. Le explico el caso. Me dice que no se acuerda. Van a buscar el ordenador, defectuoso. Se lo queda mirando, me dice que el plástico donde esta el escudo de la marca esta rayado. Llama a un encargado, el cual parece un experto mirando rayas, mientras mira mueve la cabeza en señal de negación. Levanta la cabeza, se me queda mirando, me dice:
– No podemos hacer la devolución.
Le recuerdo que me vendieron un ordenador defectuoso, que es cierto que hay dos pequeñas rayas. Le digo que no quiero discutir …
En esta tienda no volveré a comprar nunca nada más.
Andreu Ortín